Ahorra al instalar una cerradura nueva en casa

A la hora de instalar una cerradura en una casa nueva es necesario contemplar muchas variables y muchos factores que determinarán el mayor o menor gasto que se lleve a cabo. La primera recomendación que podemos dar no es otra que pasar a comparar bien, con detenimiento y con paciencia los diferentes precios; al mismo tiempo, habrá que comparar también de manera exhaustiva los diferentes modelos y las distintas marcas.

Todos estos análisis previos a la adquisición de una nueva cerradura serán de mucho más provecho si antes conocemos a la perfección las características de nuestra puerta; también se tendría que entrar a valorar la ubicación de la puerta, los mecanismos complementarios de seguridad y el nivel de protección al que queramos aspirar.

Habrá que tener en cuenta además los enseres de valor que haya en el interior del habitáculo que queramos proteger; resulta obvio que no es lo mismo colocar una cerradura en un trastero en el que apenas hay cosas de valor que instalarla en una primera vivienda donde hay niños, ancianos, dinero y cosas de gran valía. Es por ello por lo que es conveniente evaluar la inminente adquisición que vamos a hacer; es posible ahorrar si tenemos en mente todas las variables.

Una vez que hemos comparado precios y que hemos ahorrado en la búsqueda de la mejor calidad precio, el siguiente punto de análisis será el cerrajero. Hay multitud de profesionales cerrajeros y de compañías que se dedican al mundo de la cerrajería, por lo que tampoco estaría de más llevar la comparación de precios y presupuestos hasta este terreno. Es preferible consultar las tarifas de muchas empresas de cerrajeros, sobre todo, antes que precipitarse y solicitar la ayuda de los primeros expertos con los que nos topemos.

Eso sí, otra opción es apostar por prescindir del gasto en cerrajeros. Para ello sería necesario gozar de la confianza y de los conocimientos necesarios como para operar sin requerir la ayuda de los expertos. El mismo usuario puede afrontar la instalación de las cerraduras si se lo propone, si sigue las instrucciones y si se auto impone una disciplina de trabajo seria y eficiente.

Las cerraduras invisibles, que en la actualidad están dando unos resultados extraordinarios y que incorporan muchas ventajas de la llegada de las nuevas tecnologías a nuestras vidas, son una opción perfecta para ahorrar. Tal vez las cerraduras invisibles tengan un coste más o menos alto en el mercado, pero hay que pensar que a largo plazo nos servirán para ahorrar; con ellas se antoja más difícil que nos roben y que perdamos objetos de valor.

Además, las cerraduras invisibles se instalan de una manera muy sencilla, por lo que es el propio inquilino quien se puede hacer cargo del proceso de instalación y de programación con sólo seguir las indicaciones del manual de instrucciones. Esto, como no podía ser de otra forma, supondrá un ahorro en la compañía de cerrajería, de la cual prescindiremos. Además, se trata de una cerradura resistente y moderna, por lo que no será necesario reemplazarla en un plazo corto o medio de tiempo.

Los cerrojos tradicionales también son una buena forma de invertir poco dinero y de obtener buenos resultados. Estos cerrojos son baratos, aportan una importante protección complementaria a las cerraduras y se colocan en las puertas con sencillez para el propio usuario; por tanto, son todo ventajas para el bolsillo, tanto a corto como a largo plazo.

En cualquier caso, tenemos que tener bien presente que hacer frente a un cambio de cerradura, refiriéndonos a cerraduras más o menos sencillas, puede llegar a salir por una cantidad que ande entre los setenta y los ochenta euros. Como es natural, si buscamos un poco más de protección, deberemos rascarnos algo más el bolsillo y abonar unos doscientos euros. En el caso de que la sustitución de cerraduras tenga que llevarse a cabo en puertas acorazadas o blindadas, entonces el gasto podría llegar hasta los trescientos euros, ya que además tendríamos que echar mano de un cerrajero cualificado sí o sí.

Otro factor que habrá que tener en cuenta al solicitar la labor profesional de los cerrajeros será el carácter con el que acuden al domicilio; si cuando realizamos el aviso es en horario de guardia y a una hora fuera del turno oficial, el gasto será considerablemente mayor. No obstante, tampoco debemos alertarnos, ya que la media que un usuario se gasta en un cambio de cerradura suele rondar los noventa euros.

Como decimos siempre, cuidar la cerradura nueva que instalemos en el día a día será otra forma de ahorro silente. Así evitaremos posibles problemas y futuros gastos, de ahí que sea tan importante mantener una serie de hábitos en el tratamiento diario de las cerraduras. Suele ser cuando tenemos que instalar una nueva cerradura cuando nos acordamos de los abusos que veníamos practicando al entrar en las puertas.